Volver a Darío

–José Luis Bobadilla

Se repite que Rubén Darío es la piedra de toque de la poesía, primero moderna y luego contemporánea, en lengua española. Esto es así. Recientemente vi la película La princesa Paca del director español Joaquín Llamas. La película cuenta la relación amorosa entre Darío y Francisca Sánchez del Pozo. Al parecer en 1898 caminando con Valle Inclán, Darío se impresionó con una joven que ayudaba a su padre, jardinero real. Después hubo más encuentros y luego una relación que duró hasta la muerte del poeta que dejara como testimonio el magnífico poema titulado “A Francisca”, con el verso que incluyera ese audaz: “acompaña-mé”.

La película me hizo volver a Darío a quien no leía desde hace años y quedé completamente asombrado de su vigencia y su invaluable destreza. Darío no jugaba, experimentaba. Como sabemos abandonó las formas tradicionales de la poesía en español y utilizó formas de otras tradiciones como el verso alejandrino. Introdujo además un vocabulario inédito para la poesía de su momento.

Cuando digo que Darío experimentaba y no jugaba lo digo porque él mismo lo dejó claro. A diferencia de otros poetas de su tiempo Darío reflexionó sobre qué era la poesía. En esto se parece a Baudelaire, quien tampoco escribió nada ingenuamente. Reflexionar sobre lo que uno hace parece obvio pero no lo es tanto. Hoy por hoy existen poetas que se creen “iluminados” y como consecuencia tenemos un montón de literatura vacua. En “Ama tu ritmo” Darío se dirige al lector:

Ama tu ritmo y ritma tus acciones

bajo su ley, así como tus versos;

eres un universo de universos

y tu alma una fuente de canciones.

Esta primera estrofa ejemplifica por un lado parte de la reflexión, de la poética que Darío pretendía, pero además nos dice que para él la poesía se escribe con acciones. Hay por lo tanto una sincronía entre lo que se escribe y lo que se vive, una cosa y lo otro son lo mismo.

En el prefacio de Cantos de vida y esperanza dice también: “Cuando dije que mi poesía era mía, en mí, sostuve la primera condición de mi existir, sin pretensión ninguna de causar sectarismo en mente o voluntad ajena, y en un intenso amor a lo absoluto de la belleza.” Donde puede verse de nuevo la profunda conciencia de lo que Darío buscaba al escribir.

La impronta de Darío es conocida. No habido ningún poeta relevante en nuestra lengua que no reconociera su grandeza. Sus ecos suenan incluso en los poetas más originales y propositivos como César Vallejo, algo que puede notarse en el primer verso de “Lo fatal”: “Dichoso el árbol que es apenas sensitivo”. Imantan tanto las palabras de Darío que a veces empujan incluso a la repetición, “En las constelaciones”, podemos leer el verso: “Pero, ¿qué voy a hacer, si estoy atado al potro”. En “Pasado en claro” de Octavio Paz, leemos: “atado al potro del alcohol”.

Pero de todos los poemas de Darío el que sigue sorprendiéndome, desde siempre, es “Metempsicosis”. Transcribo tres estrofas, la primera, la cuarta y la última. El poema tiene en total seis:

Yo fui un soldado que durmió en el lecho

de Cleopatra la reina. Su blancura

y su mirada astral y omnipotente.

Eso fue todo.

Yo, Rufo Galo, fui soldado, y sangre

tuve de Galia, y la imperial becerra

me dio un minuto audaz de su capricho.

Eso fue todo.

Yo fui llevado a Egipto. La cadena

tuve al pescuezo. Fui comido un día

por los perros. Mi nombre, Rufo Galo.

Eso fue todo.

Como puede observarse el poema está lleno de un hondo sentido de la existencia. Lo que la vida de un hombre significa es apenas un segundo en lento transcurso de los tiempos. La “imperial becerra” posee una poderosa fuerza erótica, eso seguido de “me dio un minuto audaz de su capricho”. No hace falta nada para imaginar lo sucedido. “Pescuezo”, una palabra del habla cotidiana, sin prestigio, se incorpora por primera vez a la poesía. Hay otro verso que dice: “y crujió su espinazo por mi brazo”, lo mismo que “pescuezo”. La repetición de “Eso fue todo” crea un ritmo, una música que sigue y seguirá resonando.

In memoriam
José Luis Bobadilla, 1974-2019

A %d blogueros les gusta esto: